UNA COMUNIDAD LLAMADA EXIGIBILIDAD

Existió una vez, un país llamado Burócratis, los habitantes de este país vivían sumergidos en un largo sueño; en el país Burócratis las decisiones para transformar la vida de sus habitantes eran determinadas por un pequeño grupo de letrados pertenecientes al gobierno de turno, estos habitantes pensaban que sólo al gobierno de turno le correspondía y tenía la capacidad de tomar decisiones para que mejorasen sus vidas, la participación de estos habitantes sólo se manifestaba en el momento de realizar elecciones; esta fue la manera que la historia les fue imponiendo el concepto de democracia.
Pero este sistema ya venía cansando a los habitantes de Burócratis y un día decidieron despertar de ese sueño y comenzaron a exigir su derecho a la participación, empezaron a darse cuenta que no era sólo con el voto que podían cambiar sus vidas, se dieron cuenta que tenían derechos y también necesidades, pero que el derecho estaba por encima de las necesidades, el derecho formaba parte de su ser, en cambio las necesidades formaban parte del tener, se dieron cuenta que conociendo el derecho podían exigir lo que querían tener, trabajaron muy duro para lograr una norma que apoyara su derecho a la participación, al poder, a tomar decisiones, a exigir cambios que combatiesen la pobreza en la que vivía la mayoría de los pobladores.
Fue así como iniciaron un proceso que se construyó a favor de las bases; empezaron a asumir la asamblea como principal forma de organización ciudadana y máxima expresión de poder del pueblo; de manera creativa en las asambleas se dieron cuenta que para resolver los problemas, tenían que atacar sus necesidades, al principio era todo muy confuso, nadie sabía por dónde empezar, habían comunidades en donde todos hablaban al mismo tiempo y entonces nadie se escuchaba y perdían días y noches enteras sin obtener ninguna solución para sus carencias, en otras comunidades  ocurría lo contrario, la gente se quedaba callada y siempre terminaban hablando y decidiendo las personas más astutas, con mayor habilidad de discurso, los mismos que siempre hablaban por la comunidad, los picos de plata le llamaban; en esas asambleas las decisiones tomadas no reflejaban el sentir de los habitantes de esas comunidades; esto no estaba funcionando como se esperaba, fue así como un grupo de ancianos, reconocidos por su sabiduría, valores, principios y ética, representantes de cada una de las comunidades que conformaban el país Burócratis, se puso a pensar lo que estaba sucediendo, se dieron cuenta que lo primero que tenían que hacer era que cada comunidad debía soñar y diseñar la comunidad anhelada por los lugareños, se necesitaba soñar cuál sería el norte, la meta a alcanzar, para ello debían saber entonces qué tenían, debían conocer cuáles eran sus problemas, después enumerarlos, luego elegir los que consideraban más importantes y finalmente decidir cuáles serían las necesidades que deberían de abordar.
 Este Consejo de Ancianos llamó a concurso a todas las comunidades, dieron las pautas con las cuales podían organizarse, la única condición que se exigía era que además de llevar a cabo los pasos, este proceso debía ser lo más democrático posible. La comunidad ganadora se llevaría como premio, mayor cantidad de dinero que sería empleado en proyectos para solucionar los problemas de su comunidad.
Hecho el llamado, fueron muchas las comunidades que decidieron participar, ahora con las pautas dadas por el Consejo de Ancianos era mucho más fácil lograr resultados en las asambleas, ocurrió que en algunas comunidades la gente enumeraba las necesidades, pero al momento de priorizar, se elegía por la mayor cantidad de votos que obtuviera una de las necesidades expuestas, esto no aseguraba que la gente más pobre que no pudo asistir a la asamblea saliera beneficiada con esa decisión; también ocurría en otras comunidades que se seleccionaba arreglar una cancha deportiva antes que realizar la dotación del único ambulatorio de la comunidad, que de paso estaba atravesando un problema serio de epidemia.
Todas las comunidades que presentaron sus demandas ante el Consejo de Ancianos obtuvieron el dinero que les correspondía por derecho para la elaboración de proyectos, los ancianos se extrañaron ante una petición que realizará una de las comunidades para una audiencia con el Consejo de Ancianos, la cual fue concedida.
El día de la audiencia, la comunidad llamada “Exigibilidad”  explicó que a pesar de seguir las pautas planteadas para el concurso, tenían dificultad para elegir la necesidad, ante esto, todos los miembros de la comunidad Exigibilidad decidieron presentar no una, sino tres demandas, ellos alegaban que según sus sueños era necesario mejorar las condiciones de la gente más pobre en tres grandes áreas: Social, Infraestructura y Producción.
Los ancianos preguntaron cómo habían llegado a esa decisión, los habitantes de Exigibilidad respondieron que si una de las condiciones del concurso era desarrollar la vía democrática, entonces era importante escuchar la voz de cada uno de los habitantes de la asamblea, fue así que entre todos pensamos y reflexionamos las necesidades que teníamos, poniéndonos en el lugar de las familias que tenían más problemas, más que nuestras propias familias, fue así que tomamos la determinación de que no podía ser una sola demanda si queríamos trabajar para sacar a delante nuestro sueño.
Los ancianos ante esta petición asintieron sus cabezas y por decisión unánime se les otorgó el primer premio; al saberlo, las otras comunidades se molestaron y ante esto el Consejo de Ancianos respondió: todos tuvieron la misma oportunidad, sin embargo la comunidad de Exigibilidad decidió mejorar la vida de la gente más desfavorecida, la que jamás había tenido la oportunidad de ser tomada en cuenta, asumieron el camino más democrático, no fue sólo una elección, fue una decisión deliberada por cada miembro de su territorio, logrando consolidar valores de equidad, justicia y solidaridad.

Preguntas:
¿Cómo lograron organizarse los habitantes de Burócratis?
¿Tiene el cuento alguna relación con el diagnóstico, la priorización y la
construcción de las demandas?
¿Qué diferencia tenían la comunidad Exigibilidad ante las otras comunidades?
            ¿Cuál crees que sea la parte más importante del cuento?


AÑO 2050

Acabo de cumplir los 40, pero mi apariencia es la de alguien de 55, tengo serios problemas renales porque bebo muy poca agua. Creo que no me queda mucho tiempo. Recuerdo cuando tenía 15 años: todo era muy diferente. Había muchos árboles en los parques, las casas tenían hermosos jardines y yo podía disfrutar de un baño de regadera hasta por una hora, ahora usamos toallas empapadas en aceite mineral para limpiar la piel. Antes, todas las mujeres lucían su hermosa cabellera, ahora debemos afeitarnos la cabeza para poder mantenerla limpia sin agua; antes mi padre lavaba el auto con el chorro de la manguera, los niños de ahora ni siquiera saben para qué sirve la manguera.
Recuerdo que habían muchos anuncios que decían “cuida el agua”, aparecían en radio, la televisión, periódicos, pero nadie los tomaba en cuenta… Pensábamos que el agua jamás se podía terminar, más ahora, todos los ríos, represas, lagunas y manantiales están irreversiblemente contaminados o agotados; la cantidad de agua indicada como ideal eran ocho vasos de agua al día por persona adulta, yo solo puedo beber medio vaso, la ropa es desechable, con lo que aumenta grandemente la cantidad de basura, hemos tenido que construir de nuevo letrinas, como en el siglo pasado.
Yo vivía en el desierto cuando niño pero nos mudamos por la falta de agua; al principio la llevaban muy lejos en camiones cisternas, pero era muy costosa y solo los ricos podían pagarla, la gente de poco recursos tomaban agua contaminada. Muchos murieron de infecciones gastrointestinales, enfermedades de la piel y de las vías urinarias.
No hay industrias, ni talleres, por lo tanto hay desempleo. De los pocos lugares para trabajar hoy, en las plantas desalinizadoras, donde algunos obreros prefieren recibir agua potable en vez de salario, existen asaltos con el único propósito de apoderarse del aljibe con agua. La tasa de mortalidad entre niños y ancianos es enorme a causa de problemas renales, deshidratación, enfermedades virales e infecciosas. Mi padre y dos de mis hijos ya no están conmigo por esa causa murieron.
La comida es 80% sintética, por la resequedad de la piel; una joven de 20 años luce como de 35, los científicos investigan, pero no hay solución posible. No se puede fabricar agua. El oxigeno también se ha degradado por falta de árboles, lo que ha disminuido el coeficiente intelectual de las nuevas generaciones.
Se ha alterado la morfología del espermatozoide de muchos individuos, como consecuencia: el gobierno incluso nos cobra por el aire que respiramos: 137 m3 por día, por habitante adulto. La gente que no puede pagar es arrojada de las “zonas ventiladas” que están dotadas de gigantescos pulmones mecánicos que funcionan con energía solar, no es de buena calidad, pero se puede respirar, la edad promedio es de 40 años. En algunos países quedan manchas de vegetación que es fuertemente custodiado por el ejército, el agua se ha vuelto un tesoro muy codiciado, más que el oro o los diamantes. Aquí en cambio, no hay árboles porque casi nunca llueve, y cuando llega a registrarse una precipitación esta lluvia es ácida, por las pruebas atómicas que se hicieron en el siglo XX, entre otras causas.
Se advirtió entonces que había que “cuidar el ambiente”. Cuando mi hija pide que le hable cuando yo era joven le describo lo hermoso que eran los bosques, les hablo de la lluvia, de las flores, de lo agradable que es bañarse y poder pescar en los ríos y embalses, beber toda el agua que quisiera, lo saludable que era la gente; ella me pregunta: papá, ¿por qué se acabó el agua?... Entonces siento un nudo en la garganta, no puedo dejar de sentirme culpable, quisimos tomarlo en serio, ahora nuestros hijos pagan un alto precio.
¡Cuidemos el agua y la energía, hagámosla por y para nuestros hijos!

El mensaje está firmado por: ¡mi hija!
Incide dio a conocer propuesta sobre reporteros ciudadanos en el estado Sucre



Ciudadanos de las parroquias Altagracia, Valentín Valiente, Gran Mariscal y el municipio Ribero se reunieron en la sede de la Fundación de Derechos Humanos – Incide para compartir experiencias sobre la necesidad de crear una red de reporteros ciudadanos que ayuden a informar sobre los problemas en las comunidades y hacer enlaces con los posibles mecanismos de solución

(Prensa – Incide).- Este 15 de octubre, en la sede de la Fundación Incide en Cumaná, ciudadanos de las parroquias Altagracia, Valentín Valiente, Gran Mariscal y del municipio Ribero, realizaron la primera reunión en torno a la propuesta de creación de una Red de Reporteros Ciudadanos, formados en Derechos Humanos, en el estado Sucre.

Esta propuesta, auspiciada por el equipo de Incide, busca crear en las comunidades espacios para la formación de ciudadanos en torno a temas de comunicación y periodismo comunitario, así como en Derechos Humanos y otorgarles herramientas para ayudarlos a dar a conocer los problemas básicos en cada sector a través de los Medios de Comunicación disponibles.

A través de la participación del abogado y asesor en DDHH Douglas Rumbos, los asistentes conocieron sobre la propuesta y el apoyo jurídico básico que tendrían los reporteros en las comunidades. La periodista Nayrobis Rodríguez conversó con los asistentes sobre el uso de Medios de Comunicación alternativos que pueden estar a uso y disposición de las comunidades, para vencer la censura que existe en los Medios tradicionales.


Los participantes consideraron que la propuesta de Reporteros Ciudadanos es válida y necesaria en el estado Sucre, sobre todo por las dificultades existentes para dar a conocer informativamente los problemas y reclamos sociales que existen en la entidad. Señalaron la importancia de continuar con los encuentros y talleres de formación y apuntaron que para la próxima reunión, programado para el 19 de noviembre, sumarán más ciudadanos de otras comunidades a la propuesta.